Programa de Fomento del Uso de Bioinsumos Agropecuarios (PROFOBIO)

El Ministerio de Agroindustria, reconoce la necesidad de fomentar los bioinsumos, ya que son una herramienta útil para mejorar la productividad agropecuaria, son amigables con el medio ambiente, y contribuyen al agregado de valor en origen. Por ello, ha llevado concretado acciones tendientes a contribuir a su uso y regulación:

• Creación del Comité Asesor en Bioinsumos de Uso Agropecuario (CABUA), es un órgano asesor intersectorial que tiene como función brindar asesoramiento sobre los requisitos de calidad, eficacia y bioseguridad que deberán reunir los bioinsumos para su liberación al agroecosistema y proponer nuevas normas y emitir opinión en relación a la regulación y promoción de los bioinsumos.

• Programa de Fomento del Uso de Bioinsumos Agropecuarios (PROFOBIO)

 

El Ministerio de Agroindustria, destinó $ 2.460.000 para llevar a cabo este programa que tiene como objetivo que los productores locales se familiaricen con el uso de bioinsumos. Para lograrlo se otorgó asistencia financiera para la adquisición de estos productos, además se brinda capacitación y materiales de difusión.

En la primera convocatoria del PROFOBIO se recibieron más de 40 proyectos de distintas localidades del país, solicitando financiamiento para la adquisición de diversos bioinsumos agropecuarios. Ellos fueron presentados por los Ministerios de Agricultura Provinciales o por Cooperativas agrícolas.

 

Dichos proyectos fueron seleccionados en base a los criterios de:

• Distribución territorial federal.

• Cantidad y tipo de productores agropecuarios beneficiados, en especial si favoreció a pequeños productores.

• El aporte de recursos financieros u otro tipo de contraprestación ofrecida por el solicitante.

• La diversidad de cultivos y bioinsumos solicitados.

• Que los productos agrícolas obtenidos sean para consumo humano directo.

 

Los bioinsumos agrícolas son productos obtenidos mediante biotecnología, a partir de organismos tales como bacterias, hongos, virus, e invertebrados, o bien extractos naturales obtenidos de plantas. Son utilizados en la producción agrícola para promover el desarrollo de los cultivos y/o controlar plagas y enfermedades.

Según su aplicación, se pueden clasificar en:


1) Biofertilizantes: Incrementan la disponibilidad de nutrientes como el fósforo y el nitrógeno o promueven el desarrollo de las raíces. Son insumos que contienen microorganismos vivos (bacterias u hongos), y se aplican en la superficie de las plantas o en los suelos.

2) Biopesticidas: Son empleados para el control biológico de plagas y enfermedades. Dentro de ellos se distinguen tres subgrupos:

a) Los elaborados a base de microorganismos como bacterias, hongos y virus.

b) Los elaborados a base de extractos vegetales.

c) La utilización directa de insectos benéficos (predadores o parasitoides) para el control biológico de las plagas.

3) Microorganismos específicos: son aquellos microorganismos que cumplen funciones en agricultura, diferentes a la de los biofertilizantes y/o biocontroladores. Un ejemplo de estos, son los inoculantes utilizados para fomentar la fermentación láctica en silajes.


RECORDAR: Los bioinsumos para poder ser utilizados deben estar autorizados y registrados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), a fin de garantizar el cumplimiento de los estándares de inocuidad, calidad y efectividad deseada para su empleo.