2017-07-28 | Comisión del Codex Alimentarius

Se aprobaron normas de gran importancia para los exportadores argentinos de aceites de maní y oliva

Una delegación del Ministerio de Agroindustria de la Nación participó, entre los días 17 y 22 de julio, de la 40° Reunión de la Comisión del Codex Alimentarius (CAC) en Ginebra, Suiza. A partir de ahora, el aceite de oliva puede poseer porcentajes de campesterol mayores a los que se establecía internacionalmente, y los aceites vegetales también modificarán su grados de valores grasos.

En esta reunión, en la cual asistió la coordinadora nacional del Punto Focal del Codex en nuestro país, Gabriela Catalani, de la Secretaría de Mercados Agroindustriales, la Comisión actualizó la Norma para Aceites de Oliva y Aceites de Orujo de Oliva en relación al nivel de campesterol.

Desde ahora se permitirá incluir a los aceites de oliva virgen y extra virgen con un nivel de campesterol mayor al 4% y menor o igual al 4,5%, siempre que cumplan con el nivel de estigmasterol menor o igual al 1,4%, el de delta-7-estigmastenol menor o igual al 0,3% y el de estigmastadienos menor o igual a 0,05 mg/kg.

El porcentaje de campesterol es uno de los parámetros químicos utilizados para determinar la genuinidad de los aceites de oliva y en algunas regiones del mundo debido a condiciones agroclimáticas particulares.

Además, la Comisión aprobó la modificación de la Norma para Aceites Vegetales Especificados respecto a los valores de algunos de los ácidos grasos del aceite de maní entre los que se destaca el ácido oleico cuyo valor máximo pasó de 69% a 82%. Esto responde a una presentación realizada en 2015 por Argentina con el ánimo de que se pudieran incluir en el mercado los aceites de maní obtenidos de nuevas variedades "alto oleico" que ya se cultivan en nuestro país.

Al respecto, la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, felicitó "el trabajo realizado por los negociadores del Ministerio de Agroindustria, SENASA y el INAL que, en forma coordinada con las cámaras del sector privado, trabajaron en la justificación científica que dio sustento a la posición nacional que terminó prevaleciendo, y que facilitará la comercialización de los productos mencionados en los mercados internacionales".

La modificación en aceites de oliva permite que un gran volumen de aceites genuinos, que antes se encontraban fuera de la norma, ahora puedan ser clasificados como "extra vírgenes" o "vírgenes", mejorando así sus condiciones de comercialización.

A su vez, Argentina logró que se aprobara la norma internacional para Yacón, un tubérculo cultivado en zonas cálidas y templadas de la Cordillera de los Andes, de textura crujiente y sabor dulce propio. Las raíces comestibles del yacón contienen inulina, un endulzante natural, que puede ser consumido por personas con colesterol y diabetes. La regulación del yacón en el Codex Alimentarius abre la posibilidad para su cultivo a gran escala.

El Codex Alimentarius o "Código alimentario" fue establecido por la FAO y la Organización Mundial de la Salud en 1963 para elaborar normas alimentarias internacionales armonizadas con el fin de proteger la salud de los consumidores y fomentar prácticas leales en el comercio de los alimentos. Es la organización internacional de referencia en esta materia en el comercio internacional de alimentos en el marco de la Organización Mundial del Comercio.
SUBIR