2017-08-16 | Es el único en todo el país, conformado solo por productoras

Visita a las integrantes del Grupo de Mujeres de Tambo de San Jorge

Son ocho mujeres que trabajan juntas desde 2015, bajo el programa de Cambio Rural. Cuentan con la asistencia técnica del Ministerio de Agroindustria y del INTA.
El coordinador de Cambio Rural, Juan Casañas, se reunió con las integrantes del Grupo de Mujeres de Tambo, el único en todo el país conformado en su totalidad por productoras, ubicados en las cercanías de la localidad de San Jorge, para reconocer su experiencia de trabajo compartido.

Este grupo de Cambio Rural que se conformó en septiembre de 2015, actualmente cuenta con ocho mujeres tamberas. Se reúnen mensualmente para compartir sus experiencias, intercambiar información y evacuar dudas, y para ello, cuentan con la asistencia técnica del Ministerio e INTA.

"Este grupo tiene la característica de que son todas mujeres, y me parece destacable la importancia que tiene para ellas el grupo, donde pueden contenerse y sentirse respaldadas. Desde el Ministerio y el INTA contamos con la infraestructura y la logística para ir solucionando los problemas que puedan surgir de los productores", explicó Casañas.

Además, el coordinador de Cambio Rural afirmó que "el aprendizaje de adultos es principalmente a través de sus pares. Esa es la metodología de Cambio Rural que estamos desarrollando, consolidando, y que queremos que crezca".

Actualmente, hay más de 400 grupos conformados en Argentina. La meta para el 2020 es llegar a 2500 grupos de todas las actividades agropecuarias, lo que implicaría la conformación de 25 mil productores.

"Este es un grupo especial porque son todas mujeres a cargo de los tambos, que no es algo muy común. Ellas pueden ser ejemplo para empoderar a otras productoras y que puedan surgir más grupos", sostuvo el coordinador Técnico de Cambio Rural, Francisco Ferreira, quien también participó del encuentro.

Experiencias
"Nos juntamos una vez al mes, nos contamos lo que nos pasa. Así vamos aprendiendo una, de los errores de la otra. Es un sostén", afirmó Natalia Banchio, una de las integrantes del Grupo de Mujeres, y quien administra el tambo que sus padres tienen desde hace más de 30 años, en la localidad de Cañada Rosquín.

Sandra Flamini está a cargo junto a sus dos hijas de su tambo, que está ubicado en la localidad de Carlos Pellegrini, y asegura: "Nos movemos en grupo y aprendemos mucho, hacemos cursos, nos vinculamos con la gente de tambo, y también es una forma de apoyo moral que tenemos. Además, quiero agradecer al Ministerio, donde nos escuchan y nos brindan apoyo".

En tanto, Alicia Meinero que también administra su tambo junto a sus dos hijas, que está ubicado entre las localidades de Cañada Rosquín y Carlos Pellegrini, reconoce que el grupo es de apoyo sobre todo para quienes se vieron afectados por cuestiones climáticas.

Si bien Alicia reconoce que la actividad ha tenido algunas dificultades, asegura y agradece el asesoramiento por parte del Ministerio e INTA, y cuenta que el grupo se apoya sobre una frase que las representa: "Ver oportunidades, buscar soluciones, y no quedarse con la queja".
SUBIR